Introducción Flores para atraer mariposas Para orugas de monarca Para orugas de espejitos Para orugas de achireras Para orugas de mariposa leopardo Para orugas de esfinge de la vid

Comida para orugas de mariposa espejitos

Si leíste la ficha sobre la mariposa espejitos, habrás visto que sus orugas comen únicamente plantas de la familia de las pasifloráceas. Esta familia agrupa a las pasionarias o mburucuyáes, que son plantas muy fáciles de reconocer.

Todas las pasionarias son enredaderas perennes que dan flores de una forma muy particular y frutos más o menos esféricos, a veces ovalados. Estas plantas crecen agarrándose de árboles, alambrados, etc., sosteniéndose con zarcillos.

Entre las pasionarias que se pueden encontrar en esta región, están las que son nativas y las que son exóticas. Las exóticas por lo general son especies que vienen de un poco más al norte de esta región, y se las cultiva en jardines. Como las pasionarias son muy usadas en todo el mundo como plantas de adorno, también existen variedades ornamentales, cruzas (híbridos) y toda esa clase de novedades que inventan los cultivadores.

Las pasionarias tienen una serie de interacciones muy interesantes con los insectos y con los pájaros, pero probablemente su relación con las mariposas es la más interesante de todas. En esta región, las hojas de las pasionarias alimentan a las orugas de las mariposas espejitos (Agraulis vanillae maculosa), pero también a otras mariposas de la misma subfamilia, como la erato (Heliconius erato) la julia (Dryas iulia) y la reina rayada (Dryadula phaetusa), que son —me atrevería a decir— más bonitas, pero también menos comunes.

En fin, lo cierto es que, en esta región, una pasionaria nativa prácticamente garantiza tener mariposas espejitos cerca, ya que detectan la planta con una precisión asombrosa. El que se acerquen también las erato, las julia y tal vez otras parientes es una cuestión más azarosa, y a lo mejor requiere que vivamos cerca de un monte natural. Pero las espejitos están prácticamente en todas partes, incluyendo las ciudades.

Nativa Mburucuyá | Passiflora caerulea

Nombres comunes | mburucuyá, pasionaria, flor de la Pasión, burucuyá, brucuyá

Familia | Pasifloráceas

Porte | trepadora perenne

Época de flores y frutos | de septiembre a julio

Vive en | bordes de montes y caminos, alambrados y baldíos urbanos, mejor al sol que a la sombra, en terrenos húmedos o secos

Esta es, lejos, la pasionaria más común de la región. Crece casi en cualquier parte y no precisa cuidados especiales, así que es facilísimo (y gratis) hacerse con un ejemplar.

Esta planta es sembrada por los pájaros, que comen sus frutos junto con sus semillas. A estas semillas no les afecta pasar por el estómago de los pájaros, así que de ahí van al intestino, y después… afuera de nuevo. Así es como terminan cayendo al pie de los lugares donde se posan los pájaros: árboles, paredes y alambrados. Esos mismos objetos después le sirven como soporte para crecer a las pasionarias que salen de esas semillas. En La Plata, donde yo vivo, crecen incluso en grietas de la vereda y en las cazuelas de los árboles de la ciudad, así que muchos vecinos tienen un mburucuyá de regalo.

El mburucuyá cuenta con su propio mini-zoo, que incluye a chinches, escarabajos y orugas específicos, y a los principales destinatarios del néctar de las flores, que son los abejorros o abejas carpinteras. La planta tiene un enorme poder de atracción sobre las mariposas espejitos, pero, por motivos poco claros para mí, algunos mburucuyáes llegan a criar muchísimas orugas de espejitos y otros no son muy afectados.

Además de ser ornamental, la planta es medicinal, con la propiedad de hacer dormir, pero se debe usar con cuidado. Los frutos son comestibles, pero no tienen mucho sabor. Su flor es la flor nacional de Paraguay.

Exóticas Pasionarias exóticas

Algunas de las pasionarias que se cultivan en esta región son exóticas, por lo general traídas de un poco más al norte. Una de las más conocidas es el maracuyá (Passiflora edulis), que da frutos comestibles grandes, que se aprovechan comercialmente. Otras pasionarias «de más allá del Río de la Plata» que pueden verse por acá son las que dan flores muy decorativas y de colores intensos, como el maracuyá dulce (Passiflora alata) y otras parecidas.

El problema con estas pasionarias norteñas es que, como no son de la zona, pueden no ser adecuadas para nuestras orugas de mariposa espejitos, por lo que hay que evaluarlas una por una. El maracuyá (Passiflora edulis) se sabe que sí sirve como comida para las orugas de mariposa espejitos locales, pero el maracuyá dulce no parece que sirva: tal vez sea tóxico para las orugas.

Finalmente, otra dificultad que plantean las pasionarias de flores rojas o de colores vistosos es que suelen ser difíciles de identificar, porque se las considera plantas de adorno para jardines, y las plantas que entran en esta categoría a veces son híbridas o tienen variedades raras, que las alejan de su aspecto natural.

Nativas Pasionarias nativas (además de Passiflora caerulea)

Si bien entre las pasionarias nativas de la región rioplatense el mburucuyá es la más conocida y difundida, existen otras. Por el momento no tengo fotos de ellas, así que pongo una lista de estas otras especies con su distribución en la región del Río de La Plata. Estoy considerando dentro de esta región a todo el Uruguay y a las provincias argentinas de Buenos Aires y Entre Ríos.

  • Passiflora chrysophylla | provincia argentina de Entre Ríos y departamentos uruguayos de Montevideo, Rivera, Salto y Tacuarembó
  • Passiflora elegans | provincia argentina de Entre Ríos y departamento uruguayo de Salto
  • Passiflora foetida | provincia argentina de Buenos Aires y departamento uruguayo de Rivera
  • Passiflora misera | provincias argentinas de Buenos Aires y Entre Ríos y departamento uruguayo de Salto
  • Passiflora mooreana | provincia argentina de Buenos Aires (en Uruguay no se encuentra)

Estas especies muy probablemente sirvan para criar orugas de mariposas espejitos; hay que investigarlo.

Licencia Creative Commons